Este es el primero de una serie de posts que examinan el rol del actor en una experiencia transmedia. Vamos a analizar cómo el actor se convierte en colaborador junto con el escritor y el público en la creación del personaje y qué consecuencias tiene este nuevo proceso creativo a la hora de elaborar historias.

Antecedentes

Las narraciones transmedia están revolucionando la manera en la que el ser humano cuenta historias. Desde el principio de los tiempos, las historias han cobrado vida a través de los personajes, que se han vuelto de carne y hueso gracias a los actores. Durante siglos, se han desarrollado técnicas especificas para la interpretación del actor, pero nunca se ha planteado la validez de estas técnicas en el nuevo escenario transmedia en el que el universo narrativo se expande, se profundiza, se ramifica y se propaga a través de diferentes medios y formatos. ¿Cómo afecta este nuevo horizonte al trabajo del actor?

Ontroerend-Goeds-Audience-007

La elaboración de un universo transmedia requiere de un trabajo exhaustivo de desarrollo de tramas, localizaciones, conflictos, mitologías, lenguajes, reglas internas… Todos estos elementos se expresan a través de los personajes que son los que dan vida a este universo narrativo. Por ello, es importante determinar qué papel juega el actor en la elaboración de este escenario desde un principio.

Colaboración escritor-actor-público

En una obra de teatro tradicional, el escritor es el que crea el personaje, para que luego el actor lo haga suyo. Sin embargo, sus palabras son las que el dramaturgo ha puesto en sus labios. En la creación transmedia, los límites no son tan claros. El actor de una experiencia de este tipo parte de un texto conocido, pero la importancia de la interacción del público y el grado de implicación de este pueden ir modificando la historia sobre la marcha. El actor entonces cobra un rol más activo, ya que va a ser co-escritor y co-creador de los personajes. De este modo, la construcción debe plantearse desde un punto de vista más colaborativo, en el que el personaje se va nutriendo y enriqueciendo tanto por el escritor como por el actor.

Proceso de creación tradicional

2013-04-28_1124 ESdiag6

Proceso de creación transmedia

2013-04-28_1125 ESdiag7

La biblia participativa del personaje

Para hacer posible esta co-creación se requiere entonces de una biblia de personaje más dinámica, que marca unas pautas a seguir por el actor. El actor entonces, debe seguir sus guías y sus textos cuando el desarrollo de la narración lo permita, pero exige un punto de vista más flexible en cuanto al desarrollo de nuevos escenarios no planteados sobre el papel. El actor debe conocer en profundad a su personaje, y estar siempre vistiendo su piel, no dejando el futuro del desarrollo a la arbitraria improvisación, sino estableciendo una escucha activa y una respuesta rápida dentro de los parámetros de su personaje.

Del mismo modo que el actor es que el que pone la piel y la cara al personaje, de antemano ha de establecerse quién se va a encargar de representar al personaje en su faceta virtual o en redes sociales. Tanto si es el escritor como el propio actor, sobra decir que la necesidad de mantener y actualizar nuestra biblia del personaje es extraordinaria, para evitar inconsistencias e incoherencias.

Esta biblia del personaje, al surgir de la colaboración de escritores y de actores, describirá lo mejor de cada mundo en lo referente a la construcción del personaje. El escritor establecerá el tono, los antecedentes, el lenguaje,  en definitiva, cómo se ve al personaje desde fuera; mientras que el actor colaborará con su análisis sobre los objetivos, los conflictos internos y elaboraciones de conducta, es decir, cómo se vive el personaje desde dentro. Ambas informaciones son valiosas para el desarrollo de un personaje y su consistencia a través de las redes sociales y las representaciones reales.

El arco de desarrollo del personaje idealmente debería también establecerse a priori y elaborar una línea temporal que prevea las interacciones del personaje con el público en cualquier soporte. Es vital sincronizar los puntos de inflexión que llevan al personaje a evolucionar en las diferentes plataformas a través de las cuáles se va a comunicar, para que la creación del personaje sea tan coherente como su evolución.

El trabajo del actor según las diferentes estructuras narrativas

Las historias siempre se consumen de manera lineal, ya que el espectador no puede consumir las historias de otro modo. Sin embargo, debido al fenómeno transmedia, las posibilidades de la narración se complican:

1. Narrativas ramificadas

Aquellas que ofrecen varias versiones de la historia según las decisiones de sus personajes. Estos diferentes versiones pueden estar o no ligadas a la interactividad que se le ofrezca al espectador. En estas narraciones, el actor explora los diferentes acontecimientos alternativos a raíz de las diferentes posibilidades. Esta es un tipo de historia que enriquece bastante al personaje, pero que obliga al actor a tener muy claro en qué versión del camino se encuentra en cada momento y a explorar diferentes arcos de personaje según la alternativa escogida, por lo que la improvisación no es aconsejable para este tipo de ramificaciones.

2013-04-28_1118 ESdiag1

2. Narrativas lineales con interactividad

Son aquellas historias que se desarrollan de manera lineal pero ofrecen puntos de decisión al espectador, bien para conocer su opinión sobre la historia, o para hacerles participes de mecánicas de juego. Sin embargo, su decisión no altera el desarrollo de los acontecimientos. En estos casos, el actor puede incluir alguna referencia a la interacción del espectador, pero sin salirse del recorrido narrativo establecido, por lo que se abre la puerta a algo de improvisación que contribuya en la creación de la ilusión de una narrativa no-lineal.

2013-04-28_1121 ESdiag2

3. Mundos abiertos

Aquellas narrativas en las que el viaje del espectador es totalmente decidido por el mismo. En ellas, el contenido está esparcido por diferentes plataformas y la forma en la que el público viaja de un contenido a otro depende totalmente de sus decisiones y de su grado de implicación. En estas narraciones, los contenidos y los assets se interconectan en una red neuronal, con lo que no existe un planteamiento, un desarrollo y un desenlace establecidos. Estas piezas son fotogramas individuales, escenas singulares congeladas que se manifiestan en diferentes plataformas pero que representan un mismo momento narrativo.

2013-04-28_1121 ESdiag3

En estas historias, el actor debe estar abierto a un personaje cuya evolución no está marcada por el flujo natural de la historia, si no por el propio viaje personal del espectador a través del contenido. Aunque el acceso a la historia es totalmente abierto, el actor debe trabajar cada contenido / escena / pieza como un todo individual y una creación independiente de las demás, ya que puede o no conectarse con ellas según el espectador. En este tipo de interpretación se explora sobre todo el aquí y ahora del personaje, y no como este se inserta en un arco más amplio de la construcción.

Línea temporal para los actores en un mundo abierto

2013-04-28_1122 ESdiag4

Viajes alternativos del espectador en un mundo abierto

2013-04-28_1124 ESdiag5Puedes seguirme en Twitter en @Belen_Santa.

Anuncios